Iguazù

Encontrar un lugar en común y caminar juntos

En el camino hacia el ejercicio de un turismo cultural indígena responsable y justo, el Centro Intercultural Bilingüe Clemencia González Jachuka Yvapoty recibió a tres jóvenes visitantes italianas. La jornadas compartidas abrieron la oportunidad de un provechoso vínculo de Yyryapu con la organización internacional 360° Responsible Tourism.

Encontrar un lugar en común y caminar juntos

PUERTO IGUAZÚ (Misiones, Argentina) Durante los días domingo 10, lunes 11 y martes 12, las jóvenes italianas Giovanna, Hilaria y Sonia, enviadas por la organización ”360º Turismo Responsable” visitaron el Centro Intercultural Bilingüe de Turismo Mbya Guaraní Clemencia González Jachuka Yvapoty, la “escuelita de la selva”, situada en la comunidad Yyryapu.
En esta localidad, las chicas se informaron sobre el Modelo Argentino para Turismo y Empleo (MATE), los servicios que el Instituto Tecnológico Iguazú prestará próximamente a los estudiantes indígenas y, como no podía ser de otra manera, visitaron las Cataratas del Iguazú acompañadas por dos alumnos de la Escuela Clemencia.
El martes, entre truenos y lluvias intermitentes (pero muy intensas) las italianas compartieron la clase de expresión y comunicación, conocieron el sendero de interpretación Yvyra romi y almorzaron con los maestros y alumnos de la escuelita un sabroso guiso de arroz y carne preparado por Flavia, Cintia y Teófila.
Al finalizar la jornada, realizaron los siguientes comentarios, en carácter de evaluación de las prácticas y ,los servicios ofrecidos por los intérpretes Mbya. Estos, a su vez, también evaluaron a sus visitantes.

“Fuimos libres”

“Para nosotras fue totalmente positivo”, comenzaron diciendo las europeas a través de Giovanna, que habla un muy buen español. “Ayer vimos en el parque a mucha gente gritando… en cambio, eso no pasó con nosotros, éramos libres, respetábamos la naturaleza”.
“Nos gustó que podíamos hablar y decidir todo juntos”… “A mí me gustaría aprender palabras en guaraní”, agregó recomendando la elaboración de un folleto con vocablos de la antigua lengua mbya.
“Somos diferentes, pero vimos cómo es importante encontrarnos en un lugar común, en el medio de ambas culturas… Hablar y caminar juntos”, terminó afirmando Giovanna.

LAS VISITANTES “SE PORTARON BIEN”

La novedad: agua con gas

Elvio y Lidio, que acompañaron a las chicas en su recorrido por los grandes saltos, dijeron lo suyo. “Estoy contento por el paseo”, comenzó Elvio (Karai mini). “Se portaron bien y fueron muy respetuosas… fue bien el paseo”. “Nosotros llevamos nuestra comida, pero ellas compraron y se acercaron a compartir con nosotros… comimos juntos. Ellas no son como otras personas”. “Compraron agua para nosotros, pero agua con gas. Es la primera vez que yo tomo agua con gas”, dijo entre las risas de los presentes.

“Un día inolvidable”

A su turno, Lidio amplió. “Un día lindo, paseamos juntos compartiendo, No hicieron muchas preguntas, sólo algunas”. “Hablamos de nuestra cultura, pero no de nuestra religión, que nosotros respetamos mucho… como Claudio les había dicho a ellas”. “Fue un día inolvidable. Para mí fue la primera vez de acompañar a unas personas desconocidas”, señaló el joven Mbya. “Me siento muy bien; este mundo tiene otros idiomas, colores de piel, pero somos todos iguales… Nosotros somos Mbya pero también nos sentimos seres humanos”, finalizó Lidio.

Lo más importante es conocerse

En tanto Hermes y Justino, quienes tuvieron a su cargo la interpretación en el sendero, dieron un sentido testimonio. “Fue muy bien pero quería saber más el idioma de ellas, no me entendían y tampoco yo entendía”, lamentó Hermes. “De a poquito vamos a ir avanzando. Quiero ser intérprete…

La pasamos bien”

Justino coincidió son su hermano. “Estoy agradecido porque vinieron a conocernos, pero medio triste un poco; me falta aprender el idioma de ustedes”, dijo con la mirada perdida en algún lugar de sus propios sueños. “Ahora voy a tratar de ser mejor”.

“Fue un comienzo”

El cierre de la visita estuvo a cargo de Francisco, coordinador Mbya de la escuelita Clemencia, quien dio las gracias y añadió: “Para nosotros es un desafío tratar de hacer bien las cosas, explicar bien y mejorar el servicio del producto que tenemos. Integrar al producto”. “Nos falta mucho para entender y servirles como corresponde. Por eso nos estamos capacitando”. Para los chicos, explicó Francisco, “fue un comienzo de estar con los visitantes y probarse ellos mismos, una prueba importante, que nos permitirá evaluarnos después en qué y cómo podemos mejorar”, concluyó.
Compartieron además Margarita, Ricardo “Pato” Fernández, Yanco, Santiago, Rita, Vera, Cecilia, Evan.
Ai, Neil, Eduardo y Claudio. La Abuela Clemencia también estuvo un ratito, aunque luego volvió a su casa.
Puerto Iguazú, Ciudad de las Cataratas

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo di WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione /  Modifica )

Google photo

Stai commentando usando il tuo account Google. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione /  Modifica )

Connessione a %s...