Las ballenas

No siempre se alcanza lo que uno quiere en un viaje, a veces se alcanza mucho mas!
Y yo que solo quería descansar….
Hace muchos años que viajo por diferentes partes del mundo, ese es mi trabajo y mi pasión.. y hay un lugar en Argentina que misteriosamente, por el azul de su mar, el ocre de los acantilados, el silencio del viento y el carácter de los escasos habitantes, ha tomado una lugar grande en mi corazón y es: ¡Puerto Pirámides en Península Valdés!
Las últimas diez veces estuve por trabajo, llevando grupos de turistas, pero en noviembre me escapé solo por vacaciones; cinco días sola, a mi lugar en el mundo. Lo que me atrae verdaderamente es su vida marina, sus habitantes marinos y las Reinas entre todos ellos: las ballenas.
Llegué por la tarde al aeropuerto de Trelew; no había transporte público para llegar a Península a esa hora del día; sin embargo, la determinación era tan fuerte que encontré un pasaje de fortuna a Puerto Madrin. Allí encontré, con la misma suerte, una pareja de viejitos, de la misma edad del Ford Transit de otra época que por sesenta pesos me llevó a Puerto Pirámides. Llegar de noche con este medio no fue menos aventurero que dormir en la casa rodante de la dueña de las cabañas donde habitualmente alojo a los turistas que llevo a la península. No había lugar pero me lo hicieron de esa manera.
Me dormí y al día siguiente me desperté muy tarde. Tenía el cansancio de muchos otros viajes y semanas de trabajo. La idea era seguir durmiendo los próximos cuatro días en la playa… caminar en la playa… sentir el agua y después tirarme a dormir sobre la desnuda arena.
Una idea simple… Pero no fue posible casi en ningún momento, otra situación ocurrió.
La mañana después tomando mi desayuno en el pequeño restaurante de las cabañas, Teresa, dueña del lugar y amiga muy querida, me señaló a las Reinas que en el horizonte azul se movían tan desenvueltas ocupando toda la vista. El desayuno ya tenía su espectáculo y mi concentración se fue hacia ellas.
Salgo a caminar por la playa y agotada me tiro un rato para leer pero no aguanto, se me cierran los ojos, mi cuerpo quiere descansar sobre la tibia arena. No pasan ni quince minutos y un silbido, un llamado profundo que me obliga a levantar la cabeza – bien escondida entre los brazos – a darme vuelta hacia el mar:La madre y su cachorro, otra pareja más allá y otra más cerca. Miro emocionada unos minutos esperando que el milagro desaparezca; y continúo porque no se van o si se van emergen otras. En fin, vuelvo a tirarme en la arena. Adormilada una vez más, el ruido inconfundible me llama, ahora están más cerca. Me pongo de pie y me acerco a la playa, una ballena levanta las aletas y se da vuelta, la miro, la sigo caminando paralela por la playa. Ya no entiendo si soy yo quien va junto a ella o ella me sigue, no sé. Me meto en el agua helada – cosa que me encanta – las veo a unos cincuenta metros, me acerco, ellas inmobles flotan.
Al atardecer hubo más: al otro extremo de la playa y desde el acantilado una ballena seguía saltando y mostrando la cola desde todos los ángulos posibles.
Siguió así todo el día y los días que siguieron; no pude descansar en la playa ninguno de los cuatros días porque no podía no mirarlas!!! Es imposible ignorarlas! No descansé como lo había planeado, en realidad mi descanso y mi regeneración fueron mucho mas profundas, mi viaje mucho mas lejos que el lugar físico donde estaba… De allí me fui a las profundidades que solo Ellas conocen, ganándole al frío y a la oscuridad, a la inmensa soledad de los abismos marinos; mirando a esa naturaleza portentosa me dejé llevar por Su encanto.
No sé si esto tiene que ver con el hecho de ser viajante, mujer, o si le pasaría a cualquier otro; la verdad es que pienso que las mujeres somos especiales, únicas, que escuchamos el entorno, así todo se vuelve sencillamente milagroso y pacífico… y que en fin las ballenas, aunque hayan machos obviamente, en el imaginario se vuelven ánimas femeninas.
Sabrina Bini, noviembre 2006

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo di WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione /  Modifica )

Google photo

Stai commentando usando il tuo account Google. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione /  Modifica )

Connessione a %s...